Ópticas que se llevan en el teléfono.

Las cataratas nublaban el mundo de Mirriam Waithara y la dejaron casi ciega. Waithara vive en una remota parte de Kenia donde no hay oftalmólogos que puedan atenderla. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que en el mundo hay unos 285 millones de personas que, como Waithara, están ciegas o tienen serias limitaciones…